MIFID II

MIFID II

Todos los clientes de Unicorp Patrimonio S.V. tienen a su disposición a un Asesor Patrimonial a quien pueden trasladar cualquier duda o ampliar información sobre esta normativa o como aplica de forma más específica en los servicios que le prestamos a Usted.

A continuación respondemos a las preguntas más relevantes.

¿Qué es MiFID II?

MiFID es el nombre con que nos referimos a la "Directiva sobre los Mercados de Instrumentos Financieros" que es aplicable en la Unión Europea desde noviembre de 2007.
En España la transposición de la Directiva se hace a través de la Ley 47/2007, de 19 de noviembre, por la que se modifica la Ley 24/1988, de 28 de Julio, del Mercado de Valores y del RD 217/2008, de 15 de febrero, sobre el régimen jurídico de las empresas de servicio de inversión.
MiFID II, es la Directiva 2014/65, que se basa en la mejora de las reglas ya adoptadas por MiFID y su entrada en vigor fue el 3 de enero de 2018.

 
¿Qué objetivos persigue MiFID II?

Los principales objetivos de la nueva directiva son:
• El principal objetivo es reformar la protección al inversor, premisa ya marcada en MiFID I, que continua avanzando con esta nueva normativa.
• Velar por el correcto funcionamiento de los mercados en la formación de precios y aumentar la transparencia y la supervisión en los mercados financieros.
 
¿Qué beneficios reporta MiFID II al inversor?

• Mayor calidad del servicio: La Entidad debe actuar siempre en el mejor beneficio del inversor.
• Mayor transparencia e información: El inversor contará con mayor información sobre los instrumentos financieros, sus riesgos y costes y gastos asociados antes, durante y después de la contratación.
• Mayor protección: Uno de los objetivos principales es la protección al inversor, se aumenta la claridad de los servicios que recibe de la entidad y endurece las medidas de prevención, control y gestión de conflictos de intereses que puedan surgir durante nuestra relación comercial con terceros.
• Mejor ejecución: Se asegura la mejor ejecución de las órdenes del cliente.
 
¿A qué servicios y productos aplica MiFID II?

• Recepción y transmisión de órdenes: La entidad tramita las órdenes de sus clientes y las remite a un intermediario financiero para su ejecución en el mercado.
• Ejecución de órdenes: La entidad ejecuta órdenes de compra o venta de instrumentos financieros en los mercados de valores por cuenta de sus clientes.
• Asesoramiento en materia de inversión: La entidad proporciona al cliente recomendaciones personalizadas, idóneas y basadas en sus circunstancias personales sobre la compra de un producto financiero.
• Gestión Discrecional de Carteras
 
¿A qué productos aplica MiFID II?
• Renta Fija e instrumentos híbridos.
• Instrumentos del mercado monetario.
• Renta Variable.
• Instituciones de Inversión colectiva.
• Derivados.
• Productos estructurados o referenciados.
• Fondos, notas y productos cotizados en mercado bursátil, así como otros valores y activos financieros híbridos.
Quedan excluidos: Pasivo bancario tradicional (cuentas corrientes, IPF, etc.), créditos, préstamos, avales, otras operaciones de activos y medios de pago.
 
 
  ¿Cómo se clasifica a los clientes bajo MiFID II?
 
MiFID exige adoptar medidas de protección que se ajusten a las particularidades de cada cliente considerando su nivel de conocimientos y experiencia respecto de los productos y servicios de inversión, así como su capacidad para asumir los riesgos asociados a los mismos.
 
¿Qué categorías existen?

Cliente minorista: Disfruta del mayor nivel de protección. Son todos los particulares que actúan como personas físicas, PYMES o entidades locales, entre otros.
Cliente profesional: Tiene la experiencia, los conocimientos y la cualificación necesaria para tomar sus propias decisiones de inversión y para valorar correctamente los riesgos inherentes a dichas decisiones. Se diferencian a los clientes profesionales per se (tasados por la norma: inversores institucionales, entidades regionales, etc.) de los clientes profesionales bajo solicitud cuando se trate de clientes minoristas que lo solicitan y cumplan los requisitos establecidos en la norma.
Cliente contraparte elegible: Recibe un nivel de protección básico. Son entidades habituadas a actuar directamente en los mercados financieros: bancos, gobiernos nacionales, etc.
Clasificamos a nuestros Clientes en base a los datos que disponemos sobre sus conocimientos y su experiencia siguiendo la política que hemos establecido para ello que observa de forma estricta los criterios establecidos por la normativa.